sábado, 21 de febrero de 2009

EAU DE TOILETTE CHIAPAS, SOMBRA DE OJOS AZNAR

EAU DE TOILETTE CHIAPAS, SOMBRA DE OJOS AZNAR

El otro día escuché a alguien decir esta frase: “Hay personas que para ser ellos mismos, necesitarían que los otros no existiesen”.
Miré a mi alrededor para comprobar si eso es verdad y lo que vi me resultó terrorífico.

- Gente que es de un pueblo y dice que los del pueblo de al lado son unos cerdos.
- Gente que es de un equipo de fútbol y odia a los de otro.
- Hombres que dicen “Todas las mujeres son iguales”.
- Mujeres que dicen “Todos los hombres son iguales”.
- Hombres que tienen un coche de una marca y dicen que la marca del coche de su vecino es una basura.
- Gente que vota a un partido y dice que los demás partidos lo están jodiendo todo.
- Gente que habla un idioma y menosprecia y excluye a quien no lo habla.
- Gente que pertenece a una religión y odia a quien se siente libre de religiones.
- Gente que se siente libre de religiones y que odia a quien pertenece a una religión.

Uno nace con muchas etiquetas colgadas. Se es de una raza, de un sexo, de un pueblo, de una familia, de un país... etc. Y con lo difícil que resulta liberarse de ellas, hay quienes se empeñan en pasarse la vida colgándose aún más, haciéndo lo posible por borrar lo que tienen de único y refugiándose en lo colectivo, haciéndose de un equipo de fútbol, de un partido político, de una moda, de una religión... etc. Incluso se da el absurdo de que dentro de una religión hay gente fanática de una virgen cargado de rencor hacia los de otras vírgenes.
Con tantas etiquetas no se ve ya de quién es el cuerpo desnudo que hay debajo.
¡Hay que mirarse desnudo en el espejo! ¡Recién nacido! ¡Inocente! ¡Limpio de suciedad y envidias!

Si preguntamos a alguien ¿Que eres? Nos dirá: Abogado, veterinario, albañíl... Nunca nos dirá curioso, tierno, idiota, soñador, envidioso, crédulo... Es decir, se confunde lo que se ES con lo que se HACE.

Parece haber necesidad de “ser de algo” y que eso conlleve “odiar lo otro”.
¿Ser de un lugar implica tener algo en contra de los del lugar de al lado?
¿Ser del Betis implica odiar al Sevilla y viceversa?
¿Ser del PSOE implica odiar al PP y viceversa?

Ahora voy a contar un chiste que se me acaba de ocurrir:
Van por la calle dos tíos, uno lleva un polo con la banderita de España en el pecho, peinado para atrás y engominado. El otro lleva una camiseta del Che Guevara, una estudiadísima barba de 4 días y unas trencitas rastas:
Entonces Rastas le dice a Gomina:
¿Tu a quién le chuparías el culo, a Bush o a Castro?
Gomina dice: A Bush.
Y Rastas dice: Puaj! ¡Que asco! ¡Yo se lo chuparía a Castro!

Sigamos paseando junto a Rastas y Gomina:
Rastas piensa: “Por hijos de puta como este, el mundo va como va”.
Gomina piensa: “Por hijos de puta como este, el mundo va como va”.
Habrá rastas, gomina y muchas cosas más pero al fin y al cabo hacemos todos una vida muy parecida.

En África hay gente que tiene 0 y mientras tanto aquí unos, que tienen 99 les dicen a otros que tienen 100: “¡Eres un cabrón insolidario, la gente en Africa tiene 0 y tu tienes 100!” Pero en el fondo lo que molesta no es la diferencia que hay entre 0 y 99 (solidaridad) sino la que hay entre 99 y 100 (envidia).

Se podrían comercializar “Pensamientos rasta” y “Pensamientos gomina”. Así el comprador no tendría que pensar por sí mismo, con el esfuerzo que ello conlleva y el peligro de llegar a conclusiones, pesimistas y autoinculpatorias, que es algo que suele pasar cuando uno piensa.
Estos pensamientos tienen la propiedad de que cuanto más alto se dicen, más visten (sí, he dicho visten, de eso tratan estas líneas). Se podrían utilizar tanto en discusiones de bares cutres como en los cocktails más finos.
Los “Pensamientos Gomina” dan a su comprador un aire adinerado, un toque de superioridad y fina elegancia. Lo cual es definitivo para el cortejo, que de eso se trata.
Los “Pensamientos Rasta” dan un aura irresistible de libertario con una suave pincelada de eremita místico. Lo cual es definitivo para el cortejo, que de eso se trata.

Me parece apreciar un fenómeno cuando oigo hablar por ahí de grandes temas. El fenómeno de “La culpa es de ellos”.
Un fanático de derechas siempre dirá que la culpa de lo malo es de los de izquierdas y viceversa.
Un fanático creyente siempre dirá que la culpa de lo malo es de los no creyentes y viceversa.
Un fanático machista siempre dirá que la culpa de lo malo es de las mujeres y viceversa”
Etc Etc..... y viceversa.

Me doy cuenta de que tiendo a escribir repitiendo las cosas. Adoptando un lenguaje culto, se diría que escribo “como el culo”, si quisiera ir de “tío interesante” diría que “tiendo a expresarme en forma de letanía” pero la verdad es que técnicamente, en lenguaje informático se llama “copiar y pegar”. De hecho, eso que decía antes de los cuerpos desnudos cubiertos de etiquetas no es mas que copiar y pegar etiquetas hasta que ya no se vea la persona. De hecho los pensamientos Rasta y Gomina se pueden fabricar en cadena copiando y pegando.
Camisetas Che Guevara, copiar y pegar, trencitas, copiar y pegar.
Gomina, copiar y pegar, polos con banderita, copiar y pegar.

Yo creo que los problemas los trae el fanatismo de echar la culpa siempre a otros y estar siempre encrespado, hay que ser constructivo.

Yo creo que los problemas los trae el fanatismo de echar la culpa siempre a otros y estar siempre encrespado, hay que ser constructivo.

¿Veis que bonita me ha quedado esta última frase? Con el copiar y pegar incluso se puede poner en letritas monas.
Pues es basura. No es mas que eso, echar la culpa a otros. Queda muy bonito ir de algo, en este caso, de moderado y así si en el mundo pasan cosas feas puedo decir que los fanáticos lo van a echar todo a perder. Siempre otros. Eso es hacer política.

La verdad es que somos todos un desastre y unos viciosos y nadie es coherente con lo que dice y las etiquetas que se cuelga, pero tenemos que vivir cada uno con nuestras incoherencias.



Jónatan Luque

5 comentarios:

aislado del mundo dijo...

Amigo Jònatan, cuànta razòn tienes.

Cada cual, vamos por la vida con nuestra etiqueta de fàbrica colgada.
En ella (como un sambenito)llevamos escrito nuestras caracter+isticas. Como el resto nos ve y nos encasilla.
Como nosotros encorsetamos a los demás.

Jauría sin dueño ni adiestrador es lo que somos.

Saludos

Steki dijo...

Chan, chan.
Muy bueno, Jonathan.
Un abrazo para Antonio!
BACI, STEKI.

María José dijo...

Jonatan Luque:
Me ha gustado mucho tu texto, sabias verdades y actuales reflexiones.

Las emociones individuales y los ideales, se desarrollan más dentro de un grupo que en un individuo solitario.
Los ideales y las emociones; ira, miedo, sorpresa, indignación, admiración, etc. cuando son identificados dentro de un grupo, parecen convertirse en el único factor de neutralizar o sustituir las emociones básicas de los individuos. Esto está demostrado científicamente.

Un saludo y enhorabuena.

Antonio Aguilera dijo...

Jónatan, qué tal?.

Interesante reflexión nos brindas.

Siempre los de un bando dicen que son los perfectos, que los del otro bando son una escoria.

Fanaticos desde el nacimiento.
Mi cochecito, mi cuna y mi chupete son más "guey" que los tuyos.

El fracaso del sistema:
De la ley de la competitividad, frente a la sana costumbre de la complementariedad.

Queremos ser el "masca" sin competencia, los mejores, los más aclamados.
Por eso somos tan inútiles, que si no triunfamos en algo en lo que competimos, nos sentimos fracasados, humillados, llegamos a lloraaaar.
Somos el colmo de la idiotez.

¡¡Qué grato sería colaborar con los demás y compartir los triunfos alcanzados!!
¡NO!, queremos el triunfo y la gloria sólo para nosotros. Odiamos a los que rivalizan con nosotros....

Pobres hombres( y mujeres)

jose dijo...

Tal vez sería mejor intentar formular ideas originales en lugar de adoptar ideales, que en suma, son las ideas de otros (ya fallecidos, cuyas estatuas se levantan indiferentes en los parques bajo una intensa lluvia de excrementos de paloma) y los dogmas incuestionables. El problema de este mediocre mundo es que la mediocridad hace a los seres humanos "incondicionales" lo cual quiere decir que nunca se cuestionarán los actos de sus referentes, y así nace aquello que Federico Nietzsche llamaba el gregarismo. ¡Urgente! Se necesitan individuos a la mayor brevedad posible, y si disponen de conciencia social, mucho mejor.
Enhorabuena
Enhorabuena
Enhorabuena por cortar y pegar comodiosmanda.
Jose Luis Gärtner