viernes, 15 de enero de 2010

SALUDO --- REVISTA Nº 5 ESPOLÓN




UN AÑO ESPOLONEANDO
“El Espolón” acaba de cumplir un año. ¿Merece ser celebrada tan corta andadura? Claro que sí. Motivos no faltan. La primera vez siempre es especial. En todo. Miren, si no, cómo los padres primerizos suelen tirar la casa por la ventana en el primer “cumple” de sus primogénitos. Aunque el neonato se pase la fiesta durmiendo como un bendito. Luego vienen más cumples, más hijos, los cumples de los amiguitos, etc. y ya los aniversarios se transforman en una rutina más de nuestras vidas. Desde luego, nosotros no estamos todavía en esas. Acabamos de nacer y tenemos un camino por delante.

Un año ¿es mucho o poco? Depende. En la vida de una persona quizás no sea mucho; en la de un fanzine, que es la verdadera naturaleza de “El Espolón”, parece suficiente tiempo como para ser festejado. La edición de fanzines es una actividad que no suele perseguir intereses económicos, siendo por regla general gratuitos o con un coste mínimo para pagar gastos de producción. Al depender del tiempo libre y el esfuerzo desinteresado de sus creadores no suelen durar mucho, ya que no reciben compensación monetaria. Pero nosotros, aunque no dispongamos de mucho tiempo libre, sí que nos queda un poco de romanticismo para embarcarnos en esta aventura, para “pasar” de ganancias, para pagar los costes de nuestro propio bolsillo… Y también nos queda mecha suficiente, al menos para algún número más, aparte del que tiene en sus manos. ¿Por qué? Porque editar “El Espolón” cuenta con una ventaja indiscutible: publicar de forma libre y directa, sin ataduras ni intereses para con terceros (entiéndase partidos políticos, religiones, empresas, editoriales, etc)

Esta revistilla “probe”, gratuita, hecha con los medios más baratos y rudimentarios, puede ser tachada de cualquier cosa, incluso de cutre; pero tiene una virtud: la de proponer, como aquellos fanzines de los años 70, una interpretación original de las cosas que poco tiene que ver con la visión de los medios de comunicación tradicionales. No estamos sujetos a modas, corrientes, estilos, líneas de pensamiento, etc. “El Espolón” es un territorio para la heterodoxia, en el que tienen cabida mucha gente y muchas corrientes. (Esto es una invitación para ti, si aceptas implicarte). Además, en un tiempo en que todas las ventanas se abren casi obligatoriamente en internet, “El Espolón” mantiene, continuando con el paralelismo de los históricos fanzines, el formato de papel y la distribución en mano. Todo un reto. Esto no quiere decir que rechacemos las nuevas tecnologías, que nosotros asumimos e incorporamos a nuestra actividad con el fin de llegar a más gente, a otros lugares a los hace una década ni soñábamos con la posibilidad de hacer llegar nuestra humilde voz. Visiten, si no, espoloneando.blogspot.com.

Hemos festejado nuestro aniversario en una plaza llena de gente, con la lectura del “Manifiesto por la Solidaridad”, con presencias y ausencias significativas, con actuaciones musicales, en fin, a lo grande. En la celebración de un primer cumpleaños hay una sola vela y todo es tarta. Con el tiempo suele pasar lo contrario, que haya que poner muchas velas en una tarta escuálida y birriosa. Un signo de decadencia, el anticipo de un final ya presentido. Pero a nosotros nos queda mucho para llegar a eso.


“El Espolón” goza de buena salud. Bien se merece un brindis.
Antonio Osuna Ropero





4 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Algunas cosas, no llenan el monedero, pero crece el alma.

Felicitaciones. Brindo por ustedes!!!


(que significa "cutre"?)

Rafael Jiménez dijo...

Estimado amigo Antonio: he recibido tu generoso envío. Muchas gracias!. Y enhorabuena, nuevamente, por la labor que hacéis con la revista El Espolón.

Pedro dijo...

Ya lo creo que tenéis mucho que celebrar, y que sean muchos más.
Gente como vosotros son necesarias en este mundo.

MUCHAS FELICIDADES.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Felicidades en el aniversario. Es un objetivo magnífico que debe llenaros de orgullo.He hojeado con Pedro Ojeda hoy vuestra revista.
¡Ánimo!. Un abrazo.