lunes, 25 de enero de 2010

Poesia: Antonio Osuna Ropero



ORÍGENES

El discurrir de tanto héroe bajo
los arcos, el perfume vicarial
de cada(todo) uso, la pesada intención
de tanta frase, el interminable mugido
de la vaca sagrada
nos hacen retornar, ahítos
e indigestos,
a los paisajes que acunaron
nuestras plantas, a la verdad rotunda
de la piedra, a la raíz preñada
de la greda, al incipiente temblor
de las corolas...

Esta máscara no es
una máscara.
La madera africana ha desvelado mi
verdadero rostro.

No es renuncia, sino hastío
del exceso.

Mi billete, sólo
de (vuelta) ida.



POETA

Se miró largamente
en el espejo.
Vió, al fin, su esqueleto
transparente y poderoso.
Con la seguridad
del náufrago
abandonó maletas
en el andén solitario.

Miró hacia atrás,
volvió sobre sus pasos
y quiso recuperar el violín.

El tren partía inexorable.
En el vagón de insolventes
ahuyentó sus arañas.
Se abrió las venas
y repuso los tinteros.

Sus ávidos sentidos
digerían lo inédito.
Gimió envuelto en placentas.
Cierta gente le vio coronado.

Campos y ciudades
se abrían al paso de aquel tren,
como un Mar Rojo
bajo la estrella del alba.


Antonio Osuna Ropero

8 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Muy bueno.

"No es renuncia, es hastìo..."

Mu gustò, siertamente.

saludos

Pedro dijo...

Me parecen dos poemas de una calidad insuperable. Cada vez que los releo descubro matices nuevos.

Un abrazo.

Marian dijo...

Se me encogió el corazón cuando leí la revista (Siempre voy a tus páginas aunque consumo la revista por completo). Puede que influya mi estado de ánimo.

A ver si ya un día las circunstancias me permiten ir por Carcabuey, con lo cerca que estoy!!

Anónimo dijo...

eres grande Antonio. Me gusta que todo el mundo lo vea (y lo lea)
Besos desde Bilbao
Inma

aisladodelmundo dijo...

Amigo Antonio, tus viscerales poemas llegan a lo màs hondo de nuestro ser.
Hacen pensar en lo humano tangible, y en aquello que no tenemos y añoramos.

Como Inma proclamo que eres una gran persona y un gran artista.

Un lujo tenerte en el equipo.

Abuela Ciber dijo...

Cuantos seres en el mundo tendran en estos momenos ese sentir

"Mi billete, sólo
de (vuelta) ida.

Saludos

Montxu dijo...

Un placer el saborear tus letras.


Agur un saludo.

jose dijo...

Cada vez que leo ese poema,POETA, siento algo nuevo, algo especial, como si todo lo leído se desparramase de repente en estas letras tuyas, querido Antonio. Ser poeta es dejar la propia sangre en el papel, abrirse el alma y dejarla manar con toda su música, con toda la armonía del universo.
Y ser tu amigo es un privilegio.

De Gart para el maestro Ropero.