miércoles, 2 de marzo de 2011

ESTADO DE ALARMA: por Bipolar

ESTADO de ALARMA
-El Estado de Alarma limita al norte con la tristeza, al este con la desconfianza, al sur con la debacle y al oeste con la impotencia. Posee la forma de atolón de coral muerto que rodea a un inmenso lago de ética artificial.
-¡Correcto! Debe domar en sus exposiciones orales ese soniquete tan repipi y monótono. Siéntese. Usted, el de la sonrisa de limón... Defina la casuística de este Estado.
- No me lo sé muy bien Sita porque no he podido estudiar.
-Más vale que tenga una buena justificación. -Y lo miró sentenciándolo a muerte, como si fuera a comérselo de una sentada, con gafas y todo- ¿Por qué no ha podido cumplir con su obligación, jovencito?
-Porque mi padre se ha quedado en el paro. Él y todo el vecindario. Vivimos en un barrio obrero.
-¿Hay otro tipo de barrios?
-Sí Sita, los residenciales.
-¿Y? A pesar de las circunstancias adversas, no veo la relación. Su padre se las ingeniará para hacer frente a este pequeño bache laboral.  ¡Ya me gustaría a mí subirme al carro de la  caridad del subsidio nacional durante una larga temporadita!
- Dice mi madre que mi padre ya no va a cobrar el paro. Que hay recortables y tijeras y niños grandes construyendo casitas de muñecas.

-Comprenda que las necesidades de un Estado están por encima del individuo. Sigo sin acercarme a los motivos de su falta de interés por mi asignatura y espero que su excusa sea lo suficientemente razonable para no expulsarlo ahora mismo de mi clase. ¿No le parece que cinco días de fiesta dan para mucho?
- Me he quedao’ de controlador de mis hermanos pequeños y mi madre todos estos días. Me parecieron una eternidad. No han dejado de llorar, unas veces de hambre y otras por desesperación. O las dos cosas porque no distingo.  Me estalla la cabeza aunque ya no me duele el estómago y la madre me dijo que viniera al “Insti” para ver a los amigos, que me vendría bien para despejarme un poco. Mi padre se pegó un tiro en la sien.
-¿Cómo se encuentra? –la Sita ballbuceó con un estúpido hilo de voz-
-Nos han dicho que viejo no sale de ésta, pero de momento en el hospital está enchufado al suero que alimenta.
El silencio se transfiguró en una bestia feroz de horribles fauces que engulló a la Sita de apellido Superficial y al Estado de Alarma por encima del individuo.
Teresa Arroyo: Bipolar

7 comentarios:

Señor De la Vega dijo...

Yo dejé una vez a mi Señora novia en Estado de alarma, se volvió casi loca y me dijo que yo no controlaba, y que hubiese debido de ejercitar correctamente el paro, en su tiempo y con pre-aviso.

A punto estuvo de saltarme los sesos, pero me libré por carecer de ellos.

Pasó la Alarma, porque resultó que no hubo tal Estado, aunque sí retrasos del todo incontrolados.

Recuerdo aquel periodo de limitado movimiento, confiscación de bienes y privación de casi todos mis derechos, bajo las abusivas y castrenses ordenes de una novia sargento, con radares y recortes a cada uno de mis pasos.

Hoy me causa risa, ante la tragedia que relata la Bipolar maestra de las letras.
Pero un Estado de Alarma, puede cambiar la vida y tornar agrio el futuro y la sonrisa.

Suyo, Z+-----

Paco Muñoz dijo...

Muy interesante y con muchas lecturas. Enhorabuena.

aisladodelmundo dijo...

Sra-ita Teresa, su texto me ha dejado petrificado (tomaré esta piedra para acabar mi ermita), de forma que necesitaré un fuerte viento para que module mi imagen.

Cómo me ha dolido -traspasado cual frío cuchillo lorquiano- saber del padre enchufado "al suero que alimenta".
Desgarrador su relato, pero real como la vida misma.
Los controladores aéreos quejicas y caprichosos frente a la auténtica necesidad de la calle, del pueblo llano pasando calamidades.

Para usted pongo una piedra asienta-posaderas en mi aislado y pequeño monasterio por si me regala alguna vez con su presencia: las hortalizas crecen verdísimas y las cabras brillan sobre la peñas

Mª Antonia dijo...

Querida TEresa:
Su relato me ha impresionado y sobrecogido bastante. Deja patente el Estado de Alarma en el que vivimos desde hace tiempo, de manera muy, pero que muy, ingeniosa.
La felicito.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Sinceramente, muy ingenioso.

Felicitaciones.

Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

Hola Quillo
Aquí toy... Venía a espolonear un poco respondiendiendo a tu invitación, creí que me iba a encontrar una de tus magníficas exposiciones y encuentro mi relato. ¡Vamos que no has refrescado la página! Muchas gracias por la exposición.

Lo linquearé a mi blog.
Muchos Besos a ti y a todos los contertulios.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Un escritor autodidacto y con no poco ingenio.

Más de una vez y más de dos me asomaré a esta bitácora, porque parece que vale la pena.

Cordiales saludos.